Nuestra historia

Angelica llegó un domingo de 2018 a Chicago. Omar fue la primera cara amable que se cruzó, la primera persona con la que habló en un país que no era el de ella. Desde el principio, duraban horas conversando, saliendo a comer y manejando por Chicago. Fueron familia en un país que era extranjero para ambos. De cierta manera, su relación tenía fecha de caducidad ya que Angelica iba a volver a Colombia; pero lo cierto es que nunca lo fue. Iban y volvían entre Bogotá y Chicago, nunca dejaron de verse por mucho tiempo.

Siempre intentan expresar su afecto a través de sus acciones, incluso las más mínimas. Su amor se encuentra contenido en los viajes, en los restaurantes, en todos los lugares que han recorrido juntos. Cuatro años después de ese domingo, Angelica y Omar se comprometieron y hoy están felices de celebrar su amor con todas las personas que aman.